Ir al contenido principal

MARIALABAJA: El acceso al agua potable, una vulneración constante del derecho.

Por: Edwin de los Ríos Jaramillo
Instituto Latinoamericano para una Sociedad y un derecho Alternativos (ILSA)

Cultivos de palma rodean el Distrito de Riego.

Recientemente la comunidad de la vereda Palo Altico del corregimiento de San José del Playón en el municipio de Marialabaja (Bolívar), protagonizó el cierre de las compuertas del Distrito de Riego del municipio, el más grande del departamento de Bolívar. Con esta legítima acción de protesta, llamaron la atención para que a las familias rurales de esta parte del municipio, les sea garantizado el acceso al agua para el consumo y para el desarrollo de las actividades agrícolas de la cuales dependen para producir alimentos tanto para el consumo como para comercializarlos y obtener una parte importante de sus bienes. Algunas de sus motivaciones para la protesta se manifestaron en dos temas de signicativa importancia:

 a) Reclamar una infraestructura de servicios públicos que garantice el consumo de agua potable a la comunidad de San José del Playón que, según el Plan de Ordenamiento Territorial de Marilabaja (2001-2009), está conformada por más de 5 mil habitantes y que durante años ha carecido de este recurso vital tanto para la supervivencia humana como para garantizar la seguridad alimentaria de la población.

 b) En denunciar que a pesar de que la represa de Arroyo Grande se encuentra ubicada en el corregimiento de San José del Playón, desde donde se capta y se embalsa el agua que alimenta el Distrito de Riego y el acueducto de la cabecera municipal de Marialabaja, la comunidad el corregimiento no cuenta con una infraestructura que garantice el derecho de la población al recurso agua, en calidad y cantidad estrictamente necesarias para el consumo y la preparación de sus alimentos. 

Las acciones de exigibilidad del derecho al agua para el consumo tienen un importante antecedente jurídico en el municipio de Marialabaja, representado en la única Sentencia emitida hasta ahora por la justicia, para que el derecho al agua del total de población del municipio sea garantizado.

La sentencia, proferida el 29 de enero del año 2014 por el Tribunal Administrativo de Bolívar, resolvió la Acción Popular que en el año 2011 fue interpuesta entre la comunidad afrodescendiente del caserío “La Suprema”, y el Instituto Latinoamericano para una Sociedad y un derecho Alternativos (ILSA), organización defensora de derechos humanos que actuó como su representante legal. La Acción, fue motivada por la vulneración de los derechos colectivos tanto de la comunidad de la Suprema, como de los derechos del total de la población del municipio de Marialabaja; razón por la que en ella se demandó a la administración municipal, a la gobernación de Bolívar, e incluso al Ministerio del Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial de ese entonces, por no garantizar el derecho al agua como servicio público a la comunidad de la Suprema, ni al resto de la población del municipio

 En la Sentencia se reconoció que los derechos colectivos de la comunidad de la Suprema así como del conjunto de la población del municipio de Marialabaja se encontraban en un estado de vulneración; razón por la cual, recordando que es responsabilidad de los municipios la prestación de los servicios públicos, el tribunal ordenó al municipio de Marialabaja adelantar todas las acciones administrativas que sean necesarias para garantizarle a la comunidad de la Suprema y al resto de la población del Municipio, el acceso al agua para el consumo en cantidad y calidad suficiente, como una forma de garantizar el conjunto de sus derechos colectivos. Advirtiendo además, que hasta que la administración municipal pueda garantizar a la comunidad de la suprema así como al resto de la población del municipio la prestación oportuna y eficiente de los servicios de acueducto y suministro de agua, es obligación del municipio, adoptar medidas de carácter transitorio (hasta que la infraestructura sea construida) para que el conjunto de la población pueda acceder a un agua que sea apta para el consumo humano.

Comentarios

Más visitados

Por incumplimiento de acuerdos sobre su acueducto, comunidad de Playón cierra compuertas del Distrito de riego en Marialabaja

San José de Playón es un corregimiento de Marialabaja,  con más de 4.000 habitantes y no cuentan con servicio de acueducto, la única forma de acceder a agua potable son los pozos artesanales, ubicados  a 1 y 2 kilometros de la comunidad y hasta donde caminan diariamente las mujeres para garantizar el agua de sus familias.  (Ver documental El Campo Tiene Sed)
“La verdad es que nosotros hemos llegado a estos extremos, pues nos toca peregrinar el agua, a sabiendas que es un derecho fundamental, nos toca echar el agua en la cabeza desde sitios muy lejanos  y esto no es nuevo. Desde el año pasado hemos venido implementando el diálogo pero no ha sido posible que cumplan. Por eso el pueblo se levantó” expresa una de sus liderezas.



Cansados de ésta situación y de las negociaciones poco fructíferas que han tenido con la alcaldía, Gobernación, Cardique,  y Usomaria, ésta última encargada de la administración del Distrito, decidieron cerrar nuevamente las compuertas para exigir el cumplimiento…

Distrito de Riego de Maríalabaja Agua y Tierra: Un problema de todos

El Distrito de riego de Maríalabaja es un cuerpo de agua artificial construido a finales de la década de 1960, en el marco de la revolución verde y la reforma agraria impulsada por el gobierno de Lleras Restrepo. La construcción del mismo tuvo como uno de sus objetivos principales el represamiento y aprovechamiento de aguas provenientes de las zonas altas, en temporadas de lluvia. La propuesta inicial presentada por INCORA, abarcaba una extensión de 25.000 hectáreas, pero la extensión actual es de 19.600 hectáreas; y abarca los municipios de Arjona, Mahates y Maríalabaja. La recolección y aprovechamiento de aguas, se piensa en aras de dinamizar la producción campesina, principalmente fortalecer los cultivos de arroz y la ganadería, pero  la crisis arrocera y las nuevas iniciativas de desarrollo rural impulsada por los gobiernos desde 1990; propiciaron una serie de cambios concernientes a la administración y utilización del Distrito. Actualmente, funciona bajo la figura de concesión po…

EN LA PARCELA MONTES DE MARÍA VAMOS POR EL SÍ! descargar edición No.10

EDITORIAL
OPDS-Montes de María.

Desde hace varios años en la subregión de Montes de Maria, en medio de un conflicto agudo, con los ataques sistemáticos por parte de los grupos armados y con las diversas problemáticas y retos a que nos enfrentamos para la permanencia en nuestros territorios, las comunidades campesinas y étnicas hemos venido construyendo paz.

Juntos como habitantes históricos de este territorio, hemos abierto camino al diálogo en medio de nuestras diferencias, y desde espacios como OPDS-Montes de María y la Mesa de Interlocución y Concertación, hemos logrado construir propuestas conjuntas de desarrollo rural y agrario acorde con las necesidades y capacidades de nuestro territorio. Es por eso que el proceso de Paz que se vive en Colombia y los acuerdos firmados entre gobierno y las FARC, representa una gran oportunidad para que estas propuestas sean escuchadas y tenidas en cuenta, para que haya menos inversión en la guerra y más recurso para viabilizar nuestras propuestas y…